domingo, 9 de enero de 2011

Cae la ciudad desde lo alto. Se dibuja en la mirada una silueta familiar, nítida (casi piel para tocarla). Ensoñación: el parque. Y luego, esta caminata ríspida.