miércoles, 5 de enero de 2011

Pasan los autos y las personas. El rumor es imperioso.
Se percibe la naturaleza del artificio: hay una sensación de marea, sabe a sal el pensamiento.