jueves, 6 de enero de 2011

Hay una esencia  mutable en las calles. Más allá del pavimento, incluso del clima, que no depende del sol ni de la lluvia. Que es y no un reflejo del cielo.